miércoles, 3 de julio de 2013

La esmeralda de Kapurthala – Veranos Galileo

DIRECCIÓN DE ESCENA: Marta Torres.
DISEÑO ESCENOGRAFÍA: Pepe Moreno.
DISEÑO VESTUARIO: Ana Llena.DIRECCIÓN TÉCNICA: José Luis Ramírez.DIRECCIÓN MUSICAL: Santi Rodríguez.DISEÑO DE ILUMINACIÓN: José Luis Ramírez.REALIZACIÓN DECORADO: Alfonso Cogollo.SONIDO: Fluge.ILUMINACIÓN: ASL.DISEÑO GRÁFICO: Ricardo Fernández.

REPARTO: 
- David Bueno – José Luis
- Roma Calderón - Margot
- Delfín Caset – Adrián
- Beatríz Garrido – Lola
- Santi Rodríguez – Evaristo


Teatro Galileo
C/Galileo, 39- Madrid Tel.: 91 448 16 46

Fechas y Horarios:
Del 28 de junio al 31 de agosto de 2013. Aforo será en modo NO NUMERADO.
De lunes a sábado a las 21:30 horas (apertura de puertas a las 20:30 horas).


Sinopsis:

La esmeralda de Kapurthala, una insólita comedia musical, para los Veranos del Galileo (Cena al aire libre y teatro). Diversión, cuplé, vodevil, clown, entretenimiento y música a raudales. Interpretada por: Roma Calderón, Santi Martínez, Delfín Caset, David Bueno, Beatriz Garrido y dirigida por Marta Torres, ganadora de un Premio Max 2013 .


Crítica:

Se hace muy difícil cuando tienes que hablar del trabajo de otros y no encuentras nada bueno que destacar, salvo el esfuerzo y entrega de los actores. 
Siempre no todo puede ser maravilloso y a veces te encuentras con desastres que se escapan a la lógica. 
Marta Torres, este año ha ganado el Premio Max 2013 al mejor espectáculo infantil y esta debe ser la faceta que domina y por eso sorprende tanto esta obra. 
La Esmeralda de Kapurthala, se supone que es una comedia adulta, divertida, al estilo vodevil... pero el homenaje a las varietés se queda muy lejos de lo que se espera.
Cuando alguien va al teatro, a un espectáculo al aire libre en el que va a cenar a un precio elevado donde además tiene que sumar el coste de la entrada, 21 euros, merece un espectáculo de calidad y no una sucesión de chistes fáciles y quemados, esos que Navidad tras Navidad escuchamos de la boca del cuñado gracioso en la cena familiar. Algo más, que simples y clásicos trucos de magia que hemos visto una y otra vez, en las galas que hacíamos en el colegio, cuando se acababa el curso.

Sin duda, una obra que no podemos recomendar y que es más propia de un show de hotel costero, que de un gran teatro como es el Galileo.